Esta semana hemos conocido una de las noticias del año o de la década, de forma totalmente inesperada ha estallado la bomba informativa, celebrada por millones de personas entre los cuales por supuesto me encuentro, y es que señoras y caballeros, niñas y niños…redoble de tembores…EL CHOCOLATE NO ENGORDA!!!

http://www.europapress.es/salud/nutricion/noticia-desmonta-cientificamente-vieja-creencia-chocolate-engorda-20131025105230.html

No es que no engorde nada, sino que no engorda especialmente, ya sabíamos que tiene muchas propiedades beneficiosas, muchos antioxidantes sobre todo y ahora también sabemos que lo que engorda es el azúcar y las grasas que se le añaden al procesarlos, o sea, mientras más puro sea el chocolate menos engorda, así que yo con los pelillos de punta por la emoción lo estoy celebrando junto a mi tableta de chocolate con 85% de cacao.

Y ya puestos a desmontar mitos nutricionales voy a hacer un pequeño repaso, muy de mi cosecha personal.

  1.  No hay alimentos malos, se puede comer de todo moderadamente. Primera gran tontería, esta afirmación dejó de ser cierta hace más de 50 años, la industria alimentaria se ha encargado de fabricar cosas con olores, colores y sabores fantásticos, que no aportan ningún nutriente a nuestro organismo y en muchos casos sí aportan elementos potencialmente nocivos. Yo diría “Hay alimentos que no son buenos pero están muy buenos (ya lo decía Alejandro Sanz, que no es lo mismo ser que estar), y de éstos mientras menos mejor”
  2. Como tengo alto el colesterol no tomo nada nada de grasa. Pues este es otro mito que está cayendo y se está comprobando que el nivel de colesterol en sangre no tiene tanta relación con el colesterol que se toma en los alimentos.
  3. La grasa es mala, muy mala, lo peor…grasas=caca. Otro gran error, las grasas son fundamentales para nuestro organismo, cumplen funciones de aislamiento térmico, reserva energética, rodean y protegen las células nerviosas… lo que sí es cierto es que hay que moderar el consumo y elegir fuentes de grasas saludables como aceite de oliva, nueces, pescados azules…
  4. La fruta de postre engorda. La fruta engorda más o menos según que fruta sea y la cantidad de fibra y azúcares que contenga pero dará lo mismo la hora, ¿engorda a las 15:30 pero no a las 18:00? mi teoría es que según si se digieren mejor o peor con el estómago lleno o vacío, puede dar lugar a sensación de pesadez y a lo mejor lo relacionamos con que engorda.
  5. Los cereales integrales no engordan. Jajaja esto es lo que los fabricantes han conseguido que pensemos después de unas exitosas campañas de marketing, en las que unas chicas esculturales con unos pijamas rojos muy sexys toman cuencos de cereales integrales en desayuno, almuerzo y cena. Punto número uno; comer cereales integrales es lo más parecido a comer serrín que existe, buenos, lo que se dice buenos, no están, y punto dos una ración de cereales puede aportar unos 25g de azúcares, pues no le veo yo la gracia oiga, para eso me tuesto una rebanada de pan que me aportará unos 10g de azúcares, le pongo un poquito de aceite de oliva y jamón del bueno y mucho mejor dónde va a parar…
  6. Para adelgazar hay que saltarse las comidas. Falso, nuestro cuerpo es una máquina de adaptación, seguro que conocéis personas que comen poco y no adelgazan, su cuerpo se ha puesto en modo “stand by” o sea, funcionando pero gastando la mínima energía posible, y es que tu cuerpo no sabe si no comes porque estás haciendo la operación bikini o es por una época de hambruna y como estamos diseñados para sobrevivir pues funcionamos en modo ahorro.
  7. Y la última pero no menos importante, señora que entra en Farmacia Ciencias18  me voy a llevar las pastillas (espacio para la marca de moda de cada temporada) porque tengo que perder 3 o 4 kilos, pero guárdamelas que voy a comprar churros y ahora a la vuelta las recojo… suponiendo que las pastillas que sean tengan algún efecto este queda totalmente anulado por el poder calórico de los churros. Por eso las cosas que tenemos en la farmacia se llaman “coadyuvantes de dietas de adelgazamiento”, porque ayudan a la dieta, pero no hacen milagros queridos niños.

Mientras escribía este artículo me he comido dos onzas de chocolate,más a gusto que un arbusto porque engordaré lo mismo que la semana pasada pero… y lo tranquila que tengo la conciencia…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies