Decía Hipócrates «Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina» y cómo era un hombre sabio habrá que hacerle caso, así que en la farmacia no vendemos alimentos y sí medicinas pero lo que nos preocupa sobre todo es tu salud, que la conserves si la tienes, que la recuperes si te falta y para eso entre otras ideas se nos ocurrió hacer un concurso de recetas cardiosaludables, para fomentar el cuidado de la salud a través de la dieta y para convencer de que comer sano no tiene por qué ser aburrido.

Aquí van unas cuantas ideas para que los platos que hagamos sean saludables además de atractivos:

  1. Usa menos sal. La reducción de sal permite mejorar los valores altos de hipertensión arterial y la circulación sanguínea. Puedes sustituirla por otras especias o condimentos.
  2. No abuses de alimentos preparados o procesados porque suelen tener un alto contenido en sal.
  3. Reduce las grasas, mantequillas, frituras, etc…se disminuye la formación de placas de colesterol.
  4. Consume pescado azul, el pescado azul reduce y previene la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  5. Utiliza frutas y verduras de temporada, las verduras de hoja verde, los productos integrales, legumbres, frutos secos y aceite de oliva como base de tus recetas.
  6. En cuanto a las fuentes de proteínas se recomienda tomar pescado azul con más frecuencia que carne, que debe ser preferiblemente magra (pollo, pavo, conejo…)

Con todas estas pautas y gracias a la imaginación y creatividad en los fogones de nuestros participantes os traemos una selección de recetas para que pongáis en práctica la cocina cardiosaludable.

ATÚN ENCEBOLLADO POR SALUD SOTO

Ingredientes: aceite de oliva, ½ kg de atún en taquitos, 1 y ½ cebolla en juliana,1 vaso de vino blanco, 1 hoja de laurel, 1 pizca de sal

Preparación: Ponemos dos cucharadas de aceite de oliva en la sartén y se sofríen las cebollas, cuando estén tiernas se añade el atún y el laurel, se rehoga todo durante un par de minutos, se añade el vino blanco y una pizca de sal, se cuece durante otros 10 minutos y listo!!

BRACITO DE ESPINACAS Y SALMÓN POR DIANA BORREGO

Ingredientes: • 450 gr de espinacas congeladas • 4 huevos • Queso de untar • 200-300 gr de salmón ahumado en lonchas Preparación: 1. Encender el horno a máxima temperatura. 2. Coger las espinacas y escurrir completamente. 3. Poner las claras a punto de nieve, con una pizca de sal. 4. Una vez que las claras estén listas, sin dejar de batir, añadir las espinacas y las yemas lentamente, batiendo continuamente. 5. Poner la mezcla resultante en la bandeja del horno, sobre papel vegetal, y extenderla bien con una espátula (intentar dar forma rectangular). 6. Meter al horno unos diez minutos y así estará lista la base del brazo de gitano. 7. Dejar que se enfríe un poco, untar queso, sobre él poner el salmón y enrollar. 8. Guardar el brazo en film transparente en la nevera para que se enfríe y mantenga la forma. 9. Servir cortado en rodajas.

TARTAR DE SALMÓN Y AGUACATE POR EDUARDO DÍAZ

Ingredientes para 4 personas 300 g de salmón sin piel ni espinas 1 cucharadita de vinagre de manzana 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra zumo de medio limón 1 cucharadita de salsa de soja 1 cucharadita de salsa perrins 30 g de tomate 60 g de aguacate 30 g de cebolleta Sal.

Preparación: Con ayuda de un cuchillo muy afilado, para no machacar el salmón sino cortarlo, lo picamos finamente. Yo lo fileteo primero, después lo corto en tiras finas y, finalmente, pico las tiras en pequeños trozos. Si el salmón está ligeramente congelado, la operación se hace mucho más fácil, aunque no es necesario. Colocamos el salmón picado en un cuenco y lo condimentamos con el vinagre, el aceite de oliva virgen extra, el zumo de limón, la salsa de soja y la salsa perrins. Sazonamos al gusto, procurando no pasarnos, pues la salsa de soja contiene bastante sal por sí sola, para no arriunar el resultado. Cubrimos el cuenco con papel transparente y lo dejamos macerar en la nevera durante 30 minutos. Mientras tanto, pelamos la cebolleta, el aguacate y el tomate y los picamos finamente. En el caso del tomate, retiramos las semillas. Podemos practicar un corte en la base del tomate y escaldarlo en agua recién hervida, durante 1 minuto, para terminar refrescándolo inmediatamente en agua helada. De esta manera la piel sale con mucha facilidad. Transcurrido el tiempo de reposo, agregamos la cebolleta, el aguacate y el tomate picados al salmón. Removemos bien y probamos, para comprobar si necesitamos ajustar el punto de sal y darle el punto que nos guste. Lo cubrimos de nuevo y lo dejamos reposar una segunda vez, en la nevera, durante otros 30 minutos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies